Una delegación del Patriarcado de Moscú ha visitado recientemente la sede internacional de la Fundación Pontificia «Aid to the Church in Need», para tratar sobre nuevas iniciativas conjuntas de ayuda en Oriente Próximo.

by Eva-Maria Kolmann

Los días 16 y 17 de julio, una delegación del Patriarcado de Moscú visitó la sede internacional de la Fundación Pontificia «Aid to the Church in Need». El tema de las reuniones fue el desarrollo de nuevos proyectos conjuntos en Siria e Irak, como respuesta a la llamada hecha por el Papa Francisco y el Patriarca Cirilo a sus dos iglesias en su histórico encuentro celebrado en La Habana en febrero de 2016. Su mensaje se centró, entre otras cosas, en la cooperación entre las dos iglesias para ayudar a los cristianos que sufren, especialmente en Oriente Próximo.

La delegación de Moscú estaba formada por el hiero-monje Stefan (Igumnov), secretario del Departamento para las relaciones eclesiásticas exteriores del Patriarcado de Moscú, el hiero-monje Ioann (Kopeykin), pro-rector del Instituto de Posgrado San Cirilo y San Metodio de Moscú, así como Ekaterina Myazdrikova, Directora del Fondo de Ayuda «Poznanie» del Patriarcado de Moscú, que presta ayuda a los niños sirios que han resultado gravemente heridos por explosiones.

 

La Fundación Pontificia ACN, que desde hace más de 25 años se viene implicando en el diálogo con la Iglesia ortodoxa rusa, comenzó con sus primeras iniciativas en favor de los cristianos de Oriente Próximo junto con el Patriarcado de Moscú inmediatamente después de la reunión de los dos líderes religiosos. Ahora se ha previsto intensificar la cooperación en este ámbito. Regina Lynch, Directora del Departamento de Proyectos de AIN, subrayó en este contexto que la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa rusa tienen «muchos intereses comunes; el más doloroso de ellos es la preocupación por los cristianos en Oriente Próximo y en otros países donde los cristianos son perseguidos o acosados».

El hiero-monje Stefan (Igumnov) subrayó que esa cooperación es posible gracias a «las buenas y fructíferas relaciones con ACN que tenemos desde hace ya muchos años» y que se basan «en una real confianza». Literalmente dijo: «No somos solo socios, sino amigos»; y añadió que ACN apoyó al Patriarcado de Moscú «en diferentes etapas de su historia». Sin embargo –continuó exponiendo– «nunca habíamos pensado en llevar a cabo proyectos conjuntos en otros lugares del mundo».

Sin embargo, después del histórico encuentro entre el Papa Francisco y el Patriarca Cirilo en La Habana, la colaboración «ha empezado a una nueva fase». Según Igumnov, «el hecho de que solo dos meses después del encuentro entre las cabezas visibles de nuestras iglesias pudiéramos comenzar a trabajar conjuntamente en Siria fue un milagro que Dios nos concedió».

Las conversaciones sobre los proyectos conjuntos continuarán. Está previsto llevar a cabo iniciativas conjuntas con el objetivo de posibilitar el futuro a jóvenes de Siria e Irak, con independencia de su confesión. Estos proyectos conjuntos serán «un fruto directo del encuentro entre el Papa y el Patriarca», han declarado unánimemente los representantes del Patriarcado de Moscú y de la Fundación ACN.